create a web page

Valores del deporte de la Equitación

El Equitación es uno de los deportes más completos, junto con la marcha nórdica y la natación, pero a diferencia de estos, tiene unos beneficios específicos en el ámbito psicológico y formativo.
El trato de un animal peculiar, que mantiene su carácter y personalidad, que hay que respetar y que da lo mejor de sí mismo cuando se le trata bien, ayuda a formar la propia personalidad.
La equitación, como muchos otros deportes que se practican individualmente o en grupo, pero no en equipos competitivos, se puede practicar con el nivel de exigencia que un mismo imponga. Incluso se puede practicar de muchas maneras según el que se pretenda en un día concreto, desde simplemente pasear a hacer un exercio fuerte y duro. Cada uno se le puede adaptar a su medida y en su momento.

Beneficios físicos

Hay que aprender a mantener la postura correcta, y con ello, se fortalecen el músculos de las piernas, los glúteos, la espalda y el abdomen y también, aunque en menor medida, los brazos y el hombro. Beneficia a los sistemas respiratorio y cardiovascular. También mejora los reflejos, ya que hay que estar atento a las reacciones del caballo, el equilibrio y la coordinación. Todo el cuerpo se mueve, mejorando la agilidad, el tono muscular y las articulaciones.

El gasto de calorías durante los diferentes tipos de actividades de equitación se muestran en la tabla siguiente.

Calorías quemadas en equitación

Se muestran las calorías por una hora de actividad, para diferentes pesos del jinete. Los cálculos se han realizado por el método del Metabolic Equivalent of Task (MET), que es la medida del coste energético en calorías para una actividad específica durante un determinado período de tiempo, y de acuerdo al peso de la persona y el tiempo de la actividad. Un MET = 1 es el gasto energético de una persona sentada quieta, a temperatura neutra y sin hacer la digestión. Hay que tener en cuenta que las diferentes actividades de equitación suelen durar un tiempo muy diferente. Fuente.

Actividad MET 40 kg 50 kg 60 kg 70 kg 80 kg 90 kg
Paseo al paso3.8160200239279319359
Alimentar y limpiar establos4.3181226271316361406
Preparar el caballo4.5189236284331378425
Montar, en general5.5231289347404462520
Trotar5.8244305365426487548
Galopar (normal o largo)7.3307383460537613690
Polo8.0336420504588672756
Salto9.0378473567662756851

Beneficios pedagógicos y psicológicos

La equitación practicada como deporte de ocio da paz y tranquilidad, a la vez que descarga la mente porque requiere una concentración propia, muy diferente de la que pueden dar las rutinas repetitivas de los gimnasios. En este sentido, libera mucho más del estrés que otros deportes, incluso los que pueden estar relacionados con la naturaleza, como el ciclismo, el esquí o el montañismo.

Nunca sabemos cómo actuará el caballo, y tenemos que estar atentos a lo que él presta atención. Esto hace que tengamos que ir con él como un compañero de camino, no encima de él. Ayuda a pensar y tomar decisiones inteligentes con rapidez, no mecánicamente. Hace estar alerta mientras se monta, y los que lo hacen habitualmente desarrollan esta calidad para la vida ordinaria. Es una actividad divertida pero no es fácil. El caballo es un animal grande y fuerte, y un pequeño error puede causar algún daño. Pero se convierte fácilmente un amigo que ayuda a sentirse mejor, relajado.

Es una verdadera escapada de la vida diaria, que reconecta con la naturaleza y refuerza las emociones. Los terapeutas afirman que sólo el hecho de estar cerca de un caballo, especialmente si se está pendiente de él, hace sentirse mejor y hace disminuir el estrés. Parece claro que el contacto con animales en general, y en particular con animales grandes que exigen respeto, se liberan endorfinas, que colaboran en las sensaciones de bienestar.

Montando un caballo no se puede pensar en otra cosa, ni en el trabajo profesional, ni la casa, ni con ningún problema que tenga. Por unos momentos uno se siente libre de tribulaciones. Se exige concentración, y mal si uno se despista. Y eso ayuda a concentrarse en la realidad de la vida diaria: estudios, trabajo o cualquier otra cosa que haga.

Es indudable que el caballo siente algunas de sus emociones o actitudes, como el enojo, el estrés, los nervios, el miedo, la distracción o la debilidad. El caballo responderá y le advertirá que con actitudes negativas no le gusta que se le monte, y con una mínima sensibilidad dará cuenta de que tiene que cambiar de actitud. En este sentido, responde como los perros, pero con más exigencia, ya que no se adapta tanto y siempre mantiene su personalidad.

Cuando se monta un caballo, hay que luchar contra los miedos iniciales, que hacen ir con más cuidado y prudencia. Miedo a caer, a hacerse daño, miedo a hacer algún error, miedo al propio animal grande y fuerte. Hay que aprender a controlar al animal y los miedos. Este control de los miedos también ayuda en la vida diaria, en la escuela, en el trabajo, en todo lo que se hace. Se vence el miedo con la prudencia que da el conocimiento de los riesgos. Sólo se puede llegar a ser un buen jinete a si se saben controlar los miedos, y una vez controlados y transformados en fuerza, ya se está abierto a disfrutar totalmente de la equitación.

Tener un caballo en propiedad en casa es una responsabilidad y supone una compromiso y un trabajo que no se puede dejar de hacer ningún día. Hay que alimentarlo diariamente, sacarlo, limpiarlo, limpiar la cuadra o el refugio, comprobar que tenga agua limpia, hacerle los tratamientos obligatorios y complementarios de vacunaciones, desparasitaciones, herrar si es necesario ... en definitiva, ocupar allí durante un buen tiempo cada día. Esto ayuda a ser responsable y puntual en la vida diaria. Pero hoy, pocas personas o familias pueden tener toda esta dedicación.

Equinoterapia, hipoterapia i  paraeqüestre

Aunque las denominaciones equinoterapia, hipoterapia y equitación terapéutica son semánticamente equivalentes, se suelen aplicar a disciplinas diferentes. A menudo las denominaciones equitación terapéutica y terapia asistida con caballos, se usan como genéricas para las diversas disciplinas que la componen, pero a veces se usan en un sentido más específico. 

La hipoterapia utiliza el contacto con el caballo y la monta al paso con la ayuda de un portador, y está destinada a diversidades físicas o psíquicas severas con dependencia -sin autonomía. Tiene muchos beneficios terapéuticos y, además, para muchas de las personas que la practican representa un plus de felicidad evidente y muy estimulante. Es una actividad de rehabilitación. 

La equitación terapéutica se aplica a personas con una diversidad menos severa con autonomía reducida, o aquellos que han superado una primera etapa de hipoterapia y son capaces de controlar el caballo por sí solos. Más allá, hay la equitación adaptada, que ya se considera un deporte. Es una actividad de reeducación. 

La disciplina paraecuestre o Doma Adaptada es una disciplina deportiva hípica especializada, dirigida a personas con diversidades físicas o psíquicas autónomas, y tiene un reglamento y concursos propios. Ver más información en la web de la Federación Catalana de Hípica

Todas estas actividades consideran la diversidad como un valor y no como un defecto, e integra socialmente a todas las personas.


Dónde estamos

Carretera del Bruc a Manresa,
   BP-1101, km 12,6 (Google Maps)
08253 St Salvador de Guardiola
A 10 minutos al sur de Manresa

Contacto

Correo: info@3aires.cat
Teléfono: 655 445 640
WhatsApp  —  SMS (y os llamaremos)

© Copyright 2011-2018 Centre Hípic 3 Aires — Reservats todos los derechos — ® 3 Aires™ Marca registrada

-